Seleccionar página

Un nuevo caso de suicidio en comisaría se registró la madrugada de este domingo. De acuerdo a información del diario el Mostrador, el joven Camilo Miyaki Salinas fue encontrado sin vida al interior del calabozo de la 51 comisaría de Pedro Aguirre Cerda.

De acuerdo a declaraciones del fiscal Juan Cheuquiante “se pudo demostrar que no hubo participación de terceros”. Sin embargo desde el observatorio Nacional de DerechosHumanos (ANEXPPSA) se indicó que no existe claridad que Camilo Miyaki Salinas haya muerto a causa de un suicidio.

“Sabemos que las circunstancias del deceso de Camilo son extrañas, sobre todo, porque en la celda en que él se encontraba se generaba un punto ciego, que no permitía ver lo que sucedía con el detenido”, señala ANEXPPSA. Además, hay otro elemento: “Cabe destacar que su pareja indica, que Camilo no tenía antecedentes de enfermedades de salud mental, que tenían planes y proyectos, que él era una persona amable, estable emocionalmente y que en ningún caso mostró ideas suicidas o indicios de una incipiente depresión” indicaron desde el observatorio de Derechos Humanos.

La muerte de Camilo nos hace recordar de forma inevitable el caso de nuestro vecino Cesar Mallea González, quien fue detenido por carabineros de la 56 Comisaría de Peñaflor debido a transitar durante el toque de queda y que posteriormente fue encontrado muerto producto de un supuesto suicidio.

Hasta el día de hoy y transcurrido más de un año desde ocurridos los hechos, aún no se logra resolver el caso, en parte debido a que no se ha logrado entrevistar a la totalidad de carabineros quienes debían garantizar la custodia de Cesar Mallea durante su retención en la 51 Comisaría de Peñaflor.